jueves, 9 de octubre de 2008

BLANZIFLOR ET HELENA

En una mañana, Angelina recoge frutos silvestres y flores para su amada Helena.

Helena, en medio de tenebrosos sueños, ve como si la imagen de Angelina desapareciera. El miedo la invade y desespera por no poder despertar. Al fin, los cantos de Angelina son tales, que despiertan del sueño profundo a Helena.

- La mañana te saluda, y yo he traído frutas y flores blancas que iluminen tu piel. Dice Angelina.

Helena siente su corazón tan grande y lleno de amor, que siente miedo de perder a quien ama. Solo le mira a los ojos con gran nostalgia y le dice:

- No existe flor mas bella que tú misma, ni luz que me ilumine mejor que tu piel negra. Tú eres mi blanca flor.

Se toman de las manos y así avanza la mañana, las tardes y noches. Día tras día, mañana, tras mañana. No hay mucha certidumbre, pero ambas andan por entre la hierba y juntas recogen flores y los beneficios que la tierra les provee.


De los Carmina Burana (1):

VI.- BLANZIFLOR ET HELENA

24. Salve, hermosísima

Salve, hermosísima,
gema preciosa,
salve, gloria de las doncellas,
gloriosa doncella,
salve, luz del mundo,
salve, rosa del mundo,
Blancaflor y Helena,
¡Venus generosa!

El texto original:

24. Ave formosissima

Ave formosissima,
gemma pretiosa,
ave decus virginum,
virgo gloriosa,
ave mundi luminar
ave mundi rosa,
Blanziflor et Helena
Venus generosa!


1. Extraído de Kareol


En Youtube Blanziflor Et Helena de Carl Orff, por la Orquesta Filamónica de Berlín

2 comentarios:

Ana, un Hada al Sur del Mundo dijo...

Cuánta dulzura y ternura hay en las imagenes pinceladas con tus palabras... bello, muy bello.
Gracias.

Ah! querido Coctelero, te aviso que te he dejado un mensaje en mis Palabras al Sur del Mundo.

Marga dijo...

Mágica belleza,

No conocía este texto, pero que lindo es.

Siempre descubriendo facetas nuevas en tu casita, me gusta.

Besitos