sábado, 4 de abril de 2009

Crónicas Mexicanas II: Carta para un Gato

Los chapulines brincaron en multitud y colorearon de chile mi mente.... me sumí en un sueño vicioso que no me dejaría en paz durante mucho tiempo. Las ardillas comían de mis semillas mientras yo yacía entre la hierba.

El exagerado sabor dulce de una calavera de la noche de muertos, logró ponerme en pie. Y arrancando espinas de mi piel, que ahora era de nopal, me dispuse a escribir. La tinta era el agua subterránea de la Laguna de la Luna, donde el pueblo mexica dejó su sudor; las palabras brotaban en caudal desde mi mente, rodaban por mi brazo derecho y se impregnaban en la espina que atravesaba por completo mi palma.

Las imágenes que se revolvían en mi interior, querían ser libres: rompieron mi pecho, dejaron correr la sangre y dejaron dulces palabras en un libro, del cual rescato un ragmento; fragmento que sólo puede ser la carta que envío a un Gato:

Han pasado muchos días y hoy, por fin, tendré tus besos de nuevo.
Cada día mis oídos necesitaron tu voz, mis manos las tuyas y mi piel tu abrazo.

Soñé con tu aliento y deliré deseando tus caricias… sólo hoy volveré a sentir que siento; sólo hoy recobraré la calidez; sólo hoy dormiré sin sentirme vacío… mis brazos tendrán a quién abrazar.

Recorrí paisajes, me colmé de sabores, escuché voces fraternas, estreché manos de amistad, soñé nuevas ciudades, hice parte de coincidencias –quizás causalidades-, bailé el Tango, hablé sobre mis letras y las que han sido para ti; con lápiz escribí un par de renglones sobre el futuro, viajé por debajo y por encima de la tierra, compré misterios y aprendí mitos, vi a Quetzlcoatl, conocí el color que puede tener la muerte y a los seres de cacao y maíz; pisé la laguna, la montaña, la tierra desconocida y el desierto… y siempre, en todos los casos, pensé en ti.

Las cartas de luz y los recuerdos me mantuvieron cuerdo. Cada día tuve la esperanza de leer tu voz y de imaginar tu sonrisa. Fotografié muchos felinos: unos reales, otros de pintura, de plata, de roca y de imaginación; con la convicción que así sentiría aún más tu presencia.

La promesa de regresar siempre estuvo firme y me dio la fuerza para continuar andando y para tomar las horas con ligereza y muy sonriente. Así el mundo fue amable, las mañanas tolerantes y las noches poco ansiosas. Ahora estoy aquí; y hoy te besaré como nunca, como si tuviera un millón de besos represados y como si no tuviera el tiempo suficiente para entregártelos.

Te besaré.

Despierto y te busco.

Gatote guardián en el Castillo de Chapultepec

______________________________________________________

DOS DÍAS DESPUÉS

Hoy puedo decir:

El Universo sonreía, las horas querían avanzar y consumirse para calmar la ansiedad que me invadía... por fin, al fin!!!

El sabor a cebada fermentada no se comparaba al sabor de tus besos, ni el olor a tabaco a tu aliento. Las risas de amigos quedaron atrás, las historias se agotaron; ahora reescribía nuestra historia, ahora eran nuestras sonrisas. Al fin podía acariciar tu rostro, besar tu frente, tus manos y tus labios.

Tuve tu abrazo, sentí tus caricias y unimos nuestros cuerpos de nuevo. Ya no quiería alejarme más de tí.

Caminando, sin buscar y casual pero si justamente, llegué a una canción que hace mucho tiempo había escuchado: When I need you, de Celine Dion, album Let's talk about love. Recordé lo mucho que me gustaba la letra, la música y la forma en que la canta Celine... tan solo pensé que era la precisa para esta ocasión; la que se ajustaba para decir lo que quiero:




When I Need You, Celine Dion:

When I need you
Just close my eyes and I'm with you
And all that I so want to give you
It's only a heart beat away

When I need love
I hold out my hands and I touch love
I never knew there was so much love
Keeping me warm night and day

Miles and miles of empty space in between us
A telephone can't take the place of your smile
But you know I wont be traveling for ever
It's cold out, but hold out and do like I do

When I need you
Just close my eyes and I'm with you
And all that I so want to give you babe
It's only a heartbeat away

It's not easy when the road is your driver
Honey, that's a heavy load that we bear
But you know I won't be traveling a lifetime
It's cold out but hold out and do like I do
Oh I need you

When I need love
I hold out my hands and I touch love
I never knew there was so much love
Keeping me warm night and day

When I need you
Just close my eyes and I'm with you
And all that I so want to give you
It's only a heart beat away

6 comentarios:

Marga dijo...

Por fin me puse al corriente de todo, por fin las palabras regresan a mí.

Te he echado de menos.

Un beso

Anónimo dijo...

Me encanto...dos días despues.

Bienvenido otra vez!

Rosadefuego dijo...

Mi querido César, hoy soy yo la que admira tus letras.
Hermoso de principio a fin; delicado, dulce, apasionado... perfecto.
Que dicha la de ese gato.

Anónimo dijo...

César querido, gracias por tus coments en el blog.

Respecto a Irián Jaya, yo diría que le pasa todo lo que dijiste.

Un beso enorme.

Anónimo dijo...

César, cómo puedo agradecerte ese escrito tan bonito en nuestro blog!

Me emocionaste mucho.
Gracias por contarme lo de "In the name of love"...

Besos, miles y miles de ellos.

Oz Vega dijo...

Hmmmm
Hermoso...
Gracias por venirte en restrospectiva en mi casa.... como dices, hemos estado liados con tanta cosa, pero, tienes tiempito este fin de semana?
quizas unas Club Colombia en un lugar donde pase gente y sople el viento?
que envidia de carta... de la peor.
hay tanto que contar!

besos