jueves, 26 de junio de 2008

El Poder del Secreto


Escucha el poder de nuestro secreto:
vivirás en mi silencio,
y tu nombre cada noche pronunciaré.

Mi alma está abierta,
y un abrazo es libertad;
ven, toma mi mano.

Ahora los versos surgen,
mis palabras no temen;
no, no por ti:

Te diré algo al oído,
te dejaré mi aliento,
recordarás mi abrazo.

Despertarás con la sensación,
el aroma te acompañará;
y querrás volver atrás.

Ellos no podrán escuchar,
sus ojos se desviarán,
y su juicio desquiciará.

Inmensa Montaña,
no me digas adiós,
no olvides mi cabalgar.

No hay invierno,
no hay despedida;
la hoguera nunca se agotó.

Que mi voz siempre retumbe,
que el campo no borre mis huellas;
que mi presencia siempre encuentres.

5 comentarios:

Marga dijo...

Jamás un secreto tuvo tanto poder de seducción.

Un secreto que unió a miles de almas que siguen caminando juntas por la montaña cogidas de la mano.

Un secreto que ha dado la vuelta al mundo y sin embargo sigue siendo el secreto mejor guardado, sólo ellos saben...

Susurros al oído y abrazos que cuando se convierten en realidad son imposibles de olvidar.

Decir adiós en la Montaña, es imposible, el invierno y el verano se confunden, la hoguera nunca se extingue y cuando está a punto de hacerlo, siempre aparece un alma dispuesta a tirar un leño para que eso no suceda.

¿Será el alma de nuestros vaqueros, ahora que ya son sólo uno?...

La Montaña, nuestra montaña...

La hoguera, nuestra hoguera...

Testigo muda de tantos secretos, aunque no temas, allí, justo allí, están a salvo.

Una entrada preciosa, gracias!!!

Un beso

Mar del Norte dijo...

Y vuelta al estremecimiento... Siempre como el primer día.. alguna vez sentiré diferente o mejor dicho indiferencia?...
Mientras existan palabras como montaña, secreto, hoguera... mi corazón seguirá en BBM
1beso

Strawberry Roan dijo...

El secreto, cuanto más eterno, más doloroso; aunque, no menos bello...
Por cierto, ¿podrías hacerme un cóctel en el que uno de los ingredientes fuera el amargo de angostura y que no fuera el pisco-sour? Creo que sería un cóctel perfecto para esta estremecedora entrada...

Un abrazote

Ana, un Hada al Sur del Mundo dijo...

"Escucha el poder de nuestro secreto:
vivirás en mi silencio,
y tu nombre cada noche pronunciaré."

Sencillamente me he derretido con esos versos... ahhhh, no sabés cuánta dulzura silenciosa tiene en mi lo que has escrito...

Un beso, Coctelero

Alas dijo...

Todavía lloro cada vez que leo algo que han inspirado Ennis y Jack, no sé de qué me sorprendo, porque nunca dejaré de hacerlo.

Es tanta la hermosura que he tenido y tengo la fortuna de leer, muchas gracias por ésto...