lunes, 16 de junio de 2008

Hablando con Malena

Ha pasado mucho tiempo desde la última ocasión. Y aunque están las vaciones, aún quedan un par (como diéz) de cosas (de gran extensión) por resolver... no queda tiempo libre para venir por aquí o visitar las casas vecinas.

Sin embargo, la música, las letras, las personas, el clima, el Tango y Malena saben llegar de maner inesperada... sin pedir permiso, sin compasión, sin reparos... simplemente llegan y se establecen.... y pues bueno, qué fortuna que esto sea así!!!

Para esta ocasión tuve la oportunidad de dejar que Malena me asaltara por enésima vez... y me permitió hablarle... jeje... aquí va:


Tu cuerpo manifiesta sus huellas,
Tu canto llora lo que tus ojos no pueden,
Tus piernas danzan para mitigar el frío,
Tus zapatos odian el barro que quedó en tu corazón.

Tus brazos se extienden en el aire,
Como si quisieras recuperar un abrazo,
Como si con ello recordaras ese cuerpo,
Como si pudieras revivir el último encuentro.

La pena acaricia tu costado,
La oscuridad rodea tus ojos;
El puñal se apodera de tu piel,
La hiel es lo único para llamar tu voz.

Tus Tangos son mezcla de llanto y deseo,
Encuentro de nostalgia y esperanza,
Mancilla de sangre y caricia,
Portadores de pena y pasón.

Recuerden que en una entrada anterior les presenté la letra y música de Malena.

5 comentarios:

Mar del Norte dijo...

Y Malena te escuchó y quedó prendada de tus palabras...
1beso

Ana, un Hada al Sur del Mundo dijo...

Es que ninguna canta el Tango como Malena...

Un beso grande desde el Sur del Mundo

Marga dijo...

Tu canto llora lo que tus ojos no pueden...,

Estas palabras me han llegado al fondo del alma.

Me gustó visitar tu casita, me gustó mucho, volveré...

Un abrazo

Strawberry Roan dijo...

Hola, acabo de incluir tu blog "Palabras, Café, Vino y Tango" en el mío. Lo he puesto con el nombre de tu perfil, pero si prefieres que ponga el nombre del blog, me lo dices, ¿ok? Mi blog es: (http://deaquialima.blogspot.com/)

No vemos!!!!

Alas dijo...

Malena me recuerda a la Telesita, sólo que ella bailaba la chacarera...