lunes, 3 de noviembre de 2008

Dos Cartas

TRISTE AMANECER


Esta mañana no te tuve a mi lado.
No pude besarte ni abrazarte.
Aún continúo aquí.

TU IMAGEN DE PERFIL

Retomo tu imagen: estás a mi lado y eso me hace sonreír. Miro fugazmente cada detalle de tu rostro... nacen en mí ganas casi infinitas de besarte, en las sienes, en los ojos. Quiero recostar tu cabeza contra mi pecho y acariciarte mientras duermes.

El trayecto en el autobús continúa. Me embarga un temor poco perceptible al pensar en que me bajaré solo y que tu seguirás.

4 comentarios:

Marga dijo...

Sumérgete en su imagen, absórbela cual esponja y empápate de su amor.

Cuando tengas un triste amanecer, aprieta un poquito la esponja, volverá sobre tí la fragancia de su aroma, hasta que llegue el nuevo amanecer en el que despertarás y de nuevo estará a tu lado.
Ya no bajará solo, continuarás el camino a su lado.

Precioso corazón, muy bonito.

Besitos

Dark Angel dijo...

aun me duele un abrazo que no he podido pedir...
oyeme... alguna vez te dejaras conocer? intriga la persona detras de las letras y del gusto por el tango.

Anónimo dijo...

No lo dejes bajar...haz que se quede....

Anónimo dijo...

Algun dia nos bajaremos juntos del autobus.